ESCRITOS >> Notas | Poemas | Preguntas y respuestas | Calendario de las lecciones | Bibliografía UCDM


Como sanar el especialismo

Hoy alguien en un grupo de UCDM me preguntó si había algún modo de detectar el deseo de ser especial, por ejemplo cuando se disfraza de servicio o de compartir espiritual. También me preguntó más específicamente como vivía yo este tema.
La respuesta fue:
'Mientras la mente albergue la creencia en que estamos separados, en que somos individuos, por muy evolucionados espiritualmente que estemos, el deseo de ser especial continúa vigente y activo produciendo forma a algún nivel.
Hasta que cae la última frontera, por sutilmente envuelta que venga en conceptos espirituales, el especialísimo coletea.
Y , puesto que no hay grados, lo hace con todo su arsenal, con todas sus defensas, con todas sus asunciones, con toda su arrogancia, puesto que aún un 'concepto de yo' sustituye al Ser, y aquí no importa lo excelsamente etéreo que este concepto haya logrado parecer. Una leve onda que se distinga casi imperceptiblemente del océano de la unidad, y el infierno entero que brota de la culpa está en estado latente esperando su momento para hacer su aparición.
Y esto es así para todo aquel que no ha muerto completamente a la individualidad. Esto es así para todo aquel que no ha experimentado un despertar total, una iluminación completa. Y, aunque a veces cueste creerlo, para los estudiantes, facilitadores y maestros de UCDM también es así!
Obviamente a esto se puede objetar que no existe tal cosa como un despertar individual, o una iluminación personal, lo cual es completamente cierto.
Empleamos las palabras con un margen de error inevitable cuando se trata de hablar de no dualidad.
Pero utilizando como un símbolo de los contenidos de la mente todo lo que parece reflejarse en este mundo, personas ajenas a la espiritualidad, estudiantes de distintas tradiciones, maestros, facilitadores, conferenciantes, terapeutas de todo tipo....todos por igual reflejamos la creencia de la mente en la separación y, por tanto, su deseo de 'especialísmo'.
Y de esto no hay que avergonzarse, ni disimularlo, ni evitar hablarlo.
Hace unos días me contaban en Colombia, que algunos facilitadores de grupos de UCDM evitan salir de casa cuando enferman para no ser vistos en esa situación que podría poner en evidencia la persistencia de culpa en sus mentes!
Todo esto nace de una falta de entendimiento de lo que el Curso nos está enseñando. Y un intento de convertir a la persona en el objeto de una enseñanza que tiene como fin poner de manifiesto su absoluta inexistencia.
Nos percibimos separados. Por eso somos TODOS estudiantes y maestros simultáneamente de un Curso que se propone cerrar la brecha que nos separa, hacernos recordar y saber que somos Un Solo Ser.
Ahora bien. Recordemos que para que esta dinámica pueda campar por sus fueros, para que podamos invertir en pensamientos de especialismo y 'perpetrar acciones' que lo refuercen, ésta creencia, su falsedad y el hecho de que el mundo que vemos brota de ella debe reunir un requisito: ha de ser inconsciente. Solo de este modo puede mantenerse vigente sin generar dudas , sin ser confrontada, observada o cuestionada.
Y cuando entramos en el círculo de sanación de la Expiación (No importa el vehículo que hayamos elegido), esta dinámica de culpa inconsciente, disociación y proyección como defensas, juicio, ataque, defensa....todo ello concebido para proteger el bastión de la identidad individual, el especialísimo....empieza a ser expuesto. Deja de ser inconsciente y empieza a ser visto a la luz del día. De modo que empieza a tener sus días contados.
Y con todo lo dicho podemos deducir cómo vivir nuestra práctica, nuestra jornada de regreso con el Curso...y definitivamente, como lo vivo yo misma.
Vigilamos nuestra mente para detectar en cuanto hace su aparición la más leve onda sobre la superficie de la conciencia que denote separación y especialísimo...no importa de qué se disfrace....y en cuanto lo vemos y nos damos cuenta, pedimos voluntariamente la corrección, reconociendo que ese pensamiento es ajeno a la verdad, que tiene el potencial de causarme dolor a mi y a mi hermano, que me mantiene exiliado de mi hogar en la Paz de Dios, que me alegro y celebro estar equivocada y que deseo ardientemente aceptar la humilde verdad de que aún SOY TAL COMO DIOS ME CREÓ.
Esto es aceptar la Expiación. Esto es sanar.'



Autor:  Susana Ortiz | 20/5/2014    

Compártelo en:
Ver todas las notas

QUIENES SOMOS
Susana Ortiz
Paco Mingorance
UN CURSO DE MILAGROS
¿Qué es UCDM?
Encuentros grupales
Sesiones individuales
Encuentros grupales ONLINE
ESCUELA DE DISCERNIMIENTO
¿Qué es?
Retiros de indagación y silencio
Retiros devocionales
El Hogar del Tilo
EVENTOS
Próximos eventos
Actividades regulares
MULTIMEDIA
Vídeos
Audios
Meditaciones
Album de fotos
ESCRITOS
Notas
Poemas
Preguntas y respuestas
Calendario de las lecciones
Bibliografía UCDM
CONTACTO

 
      
Desarrollo web - Paco Mingorance | Hosting - 2gre2 Network